Web Analytics

La compañía alemana comunica una caída de la demanda y un aumento de costes de producción.

El Grupo alemán Miele informó ayer que, habiendo «sufrido los efectos del hundimiento mundial de la demanda y el drástico aumento de costes de producción», se ve obligada a tomar medidas, en un plan de ajuste que supondrá un «recorte o reubicación» de hasta un 12% de su fuerza de trabajo actual.

Concretamente, se suprimirán 2.000 puestos de trabajo en Alemania y otros países, principalmente en las operaciones de cuello blanco, es decir, fuera de las operaciones productivas en taller.

No obstante, también se eliminarán 700 empleos de taller en Gütersloh, al cerrar la fábrica de lavadoras, cuya producción se trasladará íntegramente a Polonia (a la localidad de Ksawrów). Así, en total serán 2.700 los puestos de trabajo afectado por ese «recorte/reubicación».

miele

La fábrica de Ksawrów en Polonia entró en funcionamiento a finales de 2019 con 360 empleados y unas instalaciones, obviamente, modernísimas. La de Gütersloh, Alemania, es la más antigua de Miele, montada en 1907, es actualmente el centro de competencia de lavado doméstico y semi-comercial.

Este traslado íntegro de actividad a Polonia, con el cierre de la fábrica original en Alemania, supone una deslocalización «histórica», que causa un fuerte impacto en la moral de la plantilla del grupo. Además, la lavadora es el producto más genuino de Miele, cuya actividad inicial fue precisamente de máquinas para lavar ropa, al principio manuales (cuba de madera y manivela).

El año pasado, las ventas de Miele cayeron un 9% en valor, y más aún en unidades, si bien este descenso es en parte una resaca tras el récord de ventas de 2022, cuanto facturó 5.430 millones de euros.

© MARKET VISION


Relacionados

Cron Job Starts