Web Analytics

Seguimiento tardío de un fleco informativo del pasado año (con motivo del traslado de la tienda de Sant Antoni).

Ha pasado un año y medio desde que la Audiencia Provincial de Barcelona condenase al fundador de Establiments Miró, Francesc Miró i Fisa, a dos años de cárcel por un delito de falsedad contable, en concurso medial con un delito de estafa, y medio año adicional por alzamiento de bienes. Como se sabe la patronal de los fabricantes e importadores de electrodomésticos pidió el cumplimiento de las penas, oponiéndose a la suspensión de las mismas. Y Francesc Miró solicitó no cumplir la condena de cárcel, atendiendo a razones de edad, salud, y al hecho de haber abonado medio millón de euros a acreedores, en lo que podía considerarse atenuante de reparación de daños.

La Audiencia acordó suspensión automática de las penas de privación de libertad, pero admitió a trámite un recurso de súplica de la acusación, redactado en términos muy duros, en el que se solicitaba el cumplimiento de la pena de prisión, por el hecho de que superaba los dos años contemplados por el Código Penal como máximo para que el juez pueda estimar la posibilidad de ese beneficio de incumplimiento de la pena para reos no habituales; e invocaba una función ejemplarizante, en aras a desmotivar a empresarios que pudieran sentir una tentación a obrar de igual modo.

La resolución final no tuvo trascendencia informativa, pero es oportuno dejar constancia ahora que la Audiencia resolvió mantener la suspensión del cumplimiento de la pena de prisión, en atención a razones médicas, y bajo el compromiso de que, durante dos años, no incurra en otros ilícitos.

Como se sabe, Francesc Miró está formal y realmente retirado de la vida empresarial y de las actividades públicas, y su conducta es irreprochable, por lo que puede darse por seguro que no pisará un establecimiento penitenciario. El un hecho no constituye ya en sí mismo en una noticia, pero creemos oportuno dejar constancia histórica del mismo, en nuestro medio.

Por cierto, y a pesar de que el asunto ya no le concierna en absoluto, es probable que la noticia del cierre del establecimiento Miró en la ronda Sant Antoni, de cuya apertura tan orgulloso estuvo en su día, le habrá traído recuerdos y quizá un punto de nostalgia.

© MARKET VISION


Relacionados

Cron Job Starts