Vienen siete años de vacas gordas

Lo dice la Biblia, que en Egipto vivieron siete años de vacas gordas y siete años de vacas flacas. No son períodos exactos, pero de alguna forma hemos visto correspondencia con ese lapso temporal en los últimos ciclos. Gay de Liébana estaba un día en su casa de las Baleares, contemplando un mar gris, allá por el verano de 2007, cuando se puso a dibujar un gráfico de ciclos de crecimiento y crisis, más o menos con plazos de siete años. Y no dice que haya tenido una inspiración bíblica, pero no podría negarlo.

El primero de estos ciclos, depresivo, entre 1975 y 1982. Es cierto que hasta 1985 no se vio un impulso, pero ello se debe a que tuvimos un período de transición económica, relacionado con la transición política al régimen democrático.

En 1985 se promulgó el decreto Boyer, que abrió un ciclo de fuerte empuje económico, el cual duró hasta 1992. En 1993 tuvimos una caída en picado, y hasta el año 2000 «un período duro pero no sangrante».

De 2000 a 2007, un crecimiento brutal, del que en parte fue responsable el euro. En 2007 ya se entrevía la crisis, y por eso Gay de Liébana dibujó entonces este gráfico. La caída fue muy dura en 2008. «Cuando hice el gráfico pensé que lo peor pasaría en 2011-12, aunque luego se vio que no tocamos fondo, y 2013 siguió siendo muy duro también».

De todos modos, con su cálculo de los siete años, fijó ya entonces la salida de la crisis para 2014, y confía en que así sea: «comenzaremos a verlo en el verano, pero les aseguro que la salida no dependerá del Gobierno, sino de ustedes, las pymes y los profesionales».


[Publicado en MARKET VISION Suplemento 210 — mayo 2014 ].