Incluso encerrados en casa, podemos emprender un viaje internacional gastronómico.

Está claro que, en la actual situación de confinamiento, no viajamos. Pero podemos hacerlo desde casa o, mejor dicho, desde la cocina. El fabricante de electrodomésticos Teka nos propone ideas para hacerlo.

«Los platos internacionales nos ofrecen una nueva experiencia culinaria en todos los sentidos. Descubrimos sabores, ingredientes, texturas y preparaciones diferentes que nos ayudarán a entender mejor la cultura y la gastronomía de la que provienen. Porque a través de los sabores y olores también viajamos. ¿Nos acompañas en esta aventura en busca de recetas por todo el mundo?»

Un ejemplo de tradición es la costumbre de hacer celebraciones alrededor de la mesa. Comer pavo en el día de Acción de Gracias en Estados Unidos o pinnekjøtt noruego a final de año.

Los ingredientes predominantes en cada cultura gastronómica nos cuentan cosas de la riqueza del país y de su clima. En la dieta mediterránea encontramos multitud de recetas con pescados y vegetales, gracias a que estos países cuentan con una extensa costa y largas horas de sol. Las famosas parrilladas argentinas se deben a la tradición ganadera del país con extensos campos para el ganado.

Veamos algunos ejemplos de qué podemos cocinar, tomados de diferentes países.

Primera parada en Perú. Uno de sus platos más característicos es el ceviche. Se prepara habitualmente marinando corvina, aunque es muy común utilizar otro tipo de pescados blancos como la lubina o el lenguado. E incluso pescados axiles como caballa o bonito. Lo primero es cortar la pieza de pescado en filetes de un centímetro y salar. Después se macera con zumo de lima y limón. Se le añade ají, cebolla morada y cilantro. Una mezcla muy potente de sabores que trasladará a los comensales al país andino.

Segunda estación, en Polonia: Zurek. Una sopa agria, un plato muy popular en países del este del continente. Se trata de un plato tradicional en la Pascua. Su textura es algo espesa, a medio camino entre una crema y una sopa con un sabor ligeramente agrio. Se elabora dejando fermentar en agua harina de centeno un par de días, se le añade masa madre a un caldo elaborado con salchichas, laurel, huevo duro y limón. Un plato consistente para una buena celebración en familia.

Tercera parada, en la India. El plato que vamos a rescatar es un pollo a la mantequilla. Se trata de una de las recetas que más éxito tienen de la gastronomía del país, y que además tiene una elaboración poco compleja. El primer paso es mezclar el pollo con mantequilla, yogur, jengibre, ajo, especias, tomate y limón, y se deja macerar toda la noche para que la carne absorba todos estos fantásticos sabores. A la mañana siguiente el pollo se cocina en el horno mientras se elabora separadamente la salsa. Para esta se mezclan en un recipiente ajo, jengibre, tomate, el marinado del pollo, pasta de anacardos, chiles y el resto de especias. Una vez rompe a hervir la salsa, se añade el pollo. El último paso es agregarle al plato crema agria y se le acompaña con arroz basmati.

Para terminar este menú internacional con un toque dulce viajamos a Rusia para descubrir cómo se hace la tarta Medovik de miel. Este pastel combina varias texturas: crujiente por las galletas de la masa con miel, y suave por la crema. Se trata de una tarta hecha a capas alternando masa y crema. Como en muchos platos típicos hay varias versiones de esta receta, pero la más tradicional es la que lleva nata montada y crema agria.


  
© 2020 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad