Un ingeniero, un veterinario y un anestesólogo desarrollan un ventilador mecánico.

 En los últimos días de marzo aparecieron noticias, fundamentalmente en la prensa aragonesa, sobre un proyecto relacionado con la lucha contra la epidemia del Covid-19 en el que está colaborando el grupo de electrodomésticos BSH, en España. Como ya se habían producido otras informaciones sobre la fabricación de respiradores en impresoras 3D, con igual finalidad (dotar de estos equipos a las UCI en los hospitales españoles, urgentemente necesitadas de los mismos), inicialmente hubo algo de confusión sobre las características del proyecto. BSH Electrodomésticos ha querido explicar con mayor precisión en qué está trabajando.

«Unos de los equipos que escasean en los hospitales, consecuencia de la crisis sanitaria del Covid-19 son los equipos de ventilación mecánica para UCIs. Esta necesidad ha provocado que se creen grupos mixtos de ingenieros, médicos, veterinarios, empresas, para trabajar contra reloj en definir, desarrollar, y si todo va bien, poder industrializar de forma rápida este tipo de equipos».

Uno de estos equipos lo formaron el empresario e ingeniero Jorge Cubeles, el veterinario Luis García y el médico anestesólogo Fernando Beltrán, con el proyecto que han bautizado «Respirapadre». Montaron un prototipo inicial (versión 0) que, en sus primeros ensayos, ha dado resultados positivos. Después de eso, se incorporaron al equipo profesionales de los centros de trabajo de BSH Electrodomésticos España en Zaragoza y Santander. Estos aportan conocimiento y experiencia en diseño, tecnología y materiales, de cara a su industrialización.

El lunes 30 de marzo, el equipo se estableció en la fábrica de BSH en Montañana (Zaragoza), incluyendo también a técnicos de mantenimiento, prototipado e ingeniería de la fábrica. Se ha analizado pieza a pieza la máquina versión 0, para identificar los componentes necesarios para su fabricación. Se espera disponer inmediatamente de hasta cinco máquinas de una versión 1 que incorporará variaciones, como válvulas de regulación de caudal de gases que BSH utiliza en la fabricación de placas de gas en su planta de Santander.

El reto que se ha marcado el equipo, si todo va bien, es el de poder fabricar una primera serie de al menos 50 unidades homologadas, en la segunda quincena de abril en la fábrica de Montañana (Zaragoza). No hay planes respecto a una posible producción en serie posterior, que quedan pendientes de decisión.

En el vídeo que acompaña a esta información, el impulsor del proyecto, Jorge Cubeles, explica los detalles fundamentales del mismo.


  
© 2020 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad