Una gran «A» en el stand destaca la eficiencia energética alcanzada en lavavajillas.

Desde ayer, la marca de electrodomésticos Bosch está en Milán, exponiendo del 7 al 12 de junio en el pabellón 11-M16 de Eurocucina, donde presenta sus productos bajo el lema «Innovación para la vida» y el eslogan, ya conocido, de #LikeaBosch.

«El stand de Bosch en Eurocucina se diseñó con el objetivo de hacer atractiva la sostenibilidad, porque no implica renunciar a nada, sino encontrar soluciones tecnológicas que reduzcan considerablemente los residuos y el desperdicio», ha dicho Sabrina Zago, directora de márketing de BSH en Italia.

Allí se muestran frigoríficos con capacidad XXL y sistema de conservación VitaFresh, que mantienen los alimentos perecederos durante más tiempo y, gracias a la función «regeneración», transforman las sobras de la cena de en un plato gourmet, evitando el despilfarro de alimentos. Por otro lado, en un espacio dedicado a los hornos de vapor, un video permite admirar lo que ocurre con los alimentos durante la cocción al vapor.

El impacto inicial de todo el stand se centra en una enorme A, que representa la clase de eficiencia energética alcanzada por los lavavajillas Bosch. Consumo de energía minimizado, pero con el mayor rendimiento en resultados de lavado. Lavavajillas eficientes, pero sobre todo inteligentes, gracias a las innumerables funciones adicionales de la App Home Connect.

Tres personalidades en el stand: la chef italiana Rosanna Marziale, embajadora del km 0 y del respeto a las materias primas locales, el Dr. Edoardo Mocini, especialista en ciencias de la alimentación, y el experto en vinos Ugo Mura, que muestra el valor del cultivo biológico a través de catas sensoriales.

Bosch también participa en el Fuorisalone 2022 (eventos en la ciudad, lejos del recinto ferial de Rho), con el proyecto «Superhéroes contra el despilfarro», un mural cuya misión es sensibilizar sobre el despilfarro de alimentos y actuar contra el smog (niebla mezclada con humo y partículas en suspensión, propia de ciudades industriales). Ha sido creado por la artista turinesa Alice Lotti, con el apoyo del colectivo Artlane y con una dimensión de 80 metros cuadrados, y se pinta con un acabado fotocatalítico antimicrobiano, llamado Fotosan, que es capaz de descomponer molecularmente los contaminantes químicos y biológicos en sustancias inocuas. Estará instalado hasta el 30 de junio en Corso Giuseppe Garibaldi, 71, de la ciudad de Milán.


© MARKET VISION

Panorama