Socios del programa «Replace» promueven sustituir sistemas de gasóleo por pellets y astillas.

Dos socios españoles del proyecto europeo «Replace» promueven el uso de la biomasa en edificios y hogares para reemplazar a los combustibles fósiles. Mediante la colaboración del Grupo de Trabajo creado en el proyecto se están desarrollando instalaciones amigables con el medio ambiente en Castilla y León y otras regiones. Son las empresas Eren y Escan.

El fabricante Hargassner, como miembro del GT (grupo de trabajo), ha instalado sistemas de calefacción y agua caliente en sustitución de antiguos sistemas de gasóleo, para lograr ahorros del 60% en el caso de pellets y cerca del 80% con el consumo astillas. Las calderas son policombustibles, aceptando otros tipos con solo cambiar un parámetro en su touch-tronic.

Escan monitorea todo el proceso e incorpora etiquetas específicas en los edificios y salas de calderas que cumplen los objetivos de eficiencia y baja contaminación. Las últimas visitas de comprobación presentan dos instalaciones de 120 kW para calefactar un ayuntamiento y un edificio museo. Otra instalación con dos calderas de 150 kW unitarios para cinco edificios de la misma localidad. Y otra localidad con dos equipos de 220 kW con silo enterrado de astillas que calefacta una guardería, colegio infantil, centro cívico y ayuntamiento.

El reemplazo de gasóleo de calefacción por pellets y astillas presenta un alto ahorro energético y económico dentro de los objetivos del proyecto «Replace». Los participantes en el programa informan que la biomasa es un combustible sostenible y limpio para producir calor y ACS (agua caliente sanitaria) en viviendas y «district heating».


© MARKET VISION

Panorama