El frigorífico es un electrodoméstico en el que, excepcionalmente, la estética retro ha encontrado un éxito inesperado, que se consolida y extiende. Fagor Electrodoméstico incluye en su catálogo de productos una gama de frigoríficos que destaca por la variedad de colores y por sus curvas y formas remarcadas, para aquellos que quieren una cocina con un aire vintage al más puro estilo de los años 50. Ha sido concebida para cubrir las necesidades de todos los hogares, sin renunciar a las mejores prestaciones en conservación de los alimentos.

La línea retro de frigoríficos de Fagor, disponible en varios tamaños, formatos, y en tres colores (rojo, beige y negro), está compuesta por cuatro modelos:

Frigorífico combi, para los más clásicos, con congelador en la parte inferior y puertas divisorias. Muy versátil, apto en cualquier cocina. Además del cajón verdulero, cuenta con cajones congeladores de gran capacidad en la parte inferior. Es el de mayor tamaño y capacidad, con 181,5 cm de alto y 55 cm de ancho, y puede almacenar hasta 208 litros.

Frigorífico mini «table top». Diseñado para colocar sobre encimera, también es ideal para terrazas o pequeños office. Mide 87,5 cm de alto y 55 cm de ancho y tiene una capacidad de 106 litros.

Puerta única, al más puro estilo vintage. Es el más estrecho de todos, 144 x 44 cm (alto x ancho). Al no llevar integrado el congelador su capacidad total aumenta hasta los 229 litros.

Dos tiradores y puertas independientes, que dividen el frigorífico y la zona superior donde se el congelador. 144 cm de alto y 55 cm de ancho. Capacidad máxima es de 208 litros.

Todos los frigoríficos de la Gama Retro son clase E, consumen hasta un 20% menos que los de clase F y están equipados con luces LED que, además de mejorar la visibilidad del interior del frigorífico, consumen menos energía.

Panorama