La sostenibilidad es un concepto que está de moda, pero hay empresas que se identifican con sus principios de respeto medioambiental desde antes de que dicha moda surgiese. Es cuestión de compromiso social. Y algunas marcas de electrodomésticos lo tienen.

«Todo lo que hacemos en Smeg —dicen en esta empresa italiana reconocible, entre otras cosas, por el diseño de sus productos— está inspirado en los valores en los que creemos, entre ellos la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático, por lo que asumimos un alto grado de responsabilidad ambiental a través de una gestión responsable del medio ambiente en el proceso productivo, la monitorización de emisiones y lucha contra el cambio climático y el suministro a partir de fuentes de energía de cero emisiones».

La empresa añade que mantiene un alto grado de responsabilidad económica «a través de la resiliencia y continuidad del negocio, la innovación tecnológica y digitalización y el desempeño económico y distribución del valor generado». Esto permite producir electrodomésticos que combinan seguridad, tecnología avanzada y diseño refinado e innovador.

«En Smeg promovemos un modelo de desarrollo sostenible, en el que, la innovación, la transformación tecnológica y el respeto y protección del medio ambiente representan los valores fundamentales de nuestra estrategia empresarial».

El compromiso de Smeg se recoge en su Política de Calidad, Medio Ambiente y Seguridad y Salud y en Sistemas de Gestión certificados de acuerdo con normas internacionales UNI EN ISO 9001, ISO13485 (Sistema de Gestión de Calidad para Dispositivos Médicos), UNI EN ISO 14001 e ISO 45001.

Panorama