La marca alemana Teka amplía su catálogo de fregaderos de acero inoxidable con la nueva serie de estilo neoyorquino denominada Brooklyn. La estética que propone aúna el estilo industrial con la elegancia de un producto de líneas impecables.

Se ha inspirado en los lofts ubicados en las antiguas fábricas del barrio de Brooklyn, buscando capturar la esencia de la arquitectura de Nueva York, en la que edificios industriales se transforman en espacios vanguardistas y funcionales. Para convertir el fregadero en un elemento decorativo, además de práctico, Teka propone un diseño único y lo fabrica en acero inoxidable de muy alta calidad.

Gracias a su amplia cubeta, de hasta 210 mm de profundidad y 500 mm de ancho, lavar recipientes de gran tamaño como ollas o bandejas de horno resulta mucho más cómodo que en un fregadero convencional.

A destacar la innovadora tecnología V-control: un sistema que, con solo presionar un botón, activa el desagüe automático. Esta función, junto con la nueva cestilla HelixPRO, más ergonómica y eficiente, ayuda a que la evacuación de líquidos tenga lugar de forma más rápida e higiénica.

A su vez, los fregaderos de la Serie Brooklyn son notablemente más silenciosos que otros modelos convencionales gracias a la tecnología SilentSmart, que reduce el ruido del agua al caer hasta en un 50% gracias a novedosos componentes de amortiguación.

El acero inoxidable de tipo AISI 304 con el que están fabricados es ultra resistente, y por ello Teka ofrece garantía de por vida en sus fregaderos ante defectos de fabricación, con el sello de calidad LifeTime Warranty.

Ofrece dos opciones diferentes de instalación: encastre o enrasado.

Panorama