La dueña de Miró abandona su aventura en el electrodoméstico, tras descartar una ampliación de capital.

Ayer, un directivo del sector nos pidió estar atentos a un «triángulo» de empresas de las que formaban parte Miró, Kabaena, y un presunto comprador. Que era como hablar de un dúo, puesto que Kabaena y Miró son lo mismo. O no. Puesto que Kabaena es el dueño de la cadena Miró. Pero, si la vende o traspasa, entonces son tres actores: el comprador, el vendedor, y el objeto vendido. Al final la cosa ha sido así. Pero, más que un triángulo, en realidad se trata de un pentágono, puesto que había dos protagonistas adicionales.

Las cosas se han precipitado, aunque en parte habían pasado inadvertidas, dada la discreción (lógica) de quienes participaron en ello. De hecho, Kabaena llevaba semanas preparando la operación.

Todavía cumpliendo lo estipulado en el convenio de acreedores de su última «suspensión de pagos», Kabaena Directorship vio que, aun yéndole las cosas razonablemente bien en términos corrientes, no generaba suficiente cash para cumplir los compromisos contemplados en el convenio. Lamenta, además, que su situación post-concursal no le permitía acceder a créditos ICO ni soluciones de liquidez para ese año tan atípico de pandemia. Puesto que el dueño de Kabaena, el grupo de inversiones Springwater, no estaba dispuesto a ampliar capital, exploró otras alternativas, asesorada por el gabinete de abogados de Miquel Roca Junyent. Y ha hallado una solución, todavía pendiente de los últimos flecos, acogiéndose a una nueva figura de la legislación concursal. Algunos detalles de la operación ya han trascendido a los grandes medios informativos. Market Visión ha completado esa información aportando una visión detallada. Puede seguir leyéndola aquí:

MARKET VISION - Alerta 5098 - Miró Electrodomésticos

Lea también:


  
© 2021 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad