Daikin elabora un decálogo para acondicionar el hogar contra el calor... cuidando de tu economía.

El verano es una estación calurosa, y esta es una verdad en tiempos de pandemia o sin ella. Forma parte de la normalidad. Lo que ha cambiado, sin embargo, es la nueva tarifa eléctrica por tramos horarios, con la que deberemos convivir a partir de ahora.

Para adaptarnos de la manera más eficiente posible, los expertos de Daikin proponen cómo actuar para tener el mejor verano posible en el hogar... cuidando del presupuesto. «La nueva tarifa eléctrica no debe ser un impedimento para usar tu equipo de aire acondicionado. Además, como consecuencia de la pandemia, muchas personas siguen trabajando desde casa o pasan más tiempo disfrutando de sus hogares tras haberse habituado a ello. Por tanto, con más razón debemos aclimatarlos muy bien y hacer un buen uso de ellos para que la calidad del aire que respiremos sea la mejor posible y esto repercuta en mejorar tu salud y la de tu familia», dicen en Daikin. Los consejos para lograrlo son los siguientes:

 

1) Usa el aire de forma eficiente y controlada. Debemos utilizar nuestros sistemas de una manera organizada, es preferible mantener los equipos de forma continua a una temperatura adecuada, ya que el encendido y apagado intermitente pueden incrementar el gasto en nuestra factura. No es recomendable ajustar el termostato a una temperatura inferior a la aconsejada porque no enfriará más rápido pero sí provocaremos un mayor consumo energético. Recuerda que nunca debe haber una diferencia superior a 12ºC en relación al exterior.

 

2) Ventila pero sin que el aire se escape. La ventilación es importante para garantizar un aire interior de calidad, pero no debemos tener ventanas y puertas abiertas a la vez que está funcionando el sistema de aire acondicionado, ya que puede suponer un gran consumo de energía. Además, los equipos ya filtran el aire, por lo que bastará con una ventilación más puntual en las horas menos calurosas del día para aumentar así el confort.

 

3) Aislar el hogar adecuadamente para evitar pérdidas de energía. Es otro punto fundamental, ya que una vivienda bien aislada y acondicionada térmicamente garantiza un menor gasto energético todo el año. Instalar toldos, cerrar persianas y correr cortinas son métodos eficaces para reducir el calentamiento de la vivienda, ya que impiden las radiaciones directas del sol.

 

4) Pasa más tiempo en las zonas de tu casa menos calurosas. A la hora de elegir dónde teletrabajar o hacer otras actividades que te lleven varias horas es preferible que elijas las zonas de la casa menos calurosas (normalmente las orientadas al norte). Revisa que la temperatura sea agradable (entre 21ºC y 26ºC) y utiliza toldos o persianas para que no entre luz excesiva por la ventana en las horas donde la temperatura es mayor.

 

5) Comprueba que tu equipo cumple con la máxima eficiencia energética. Si quieres renovar tu sistema de climatización es importante que tengas en cuenta su calificación energética.

 

6) Opta por equipos que incluyan sistemas de control WI-FI integrado. Gracias a estos es posible controlar el equipo de aire acondicionado desde cualquier punto del hogar ahorrando así tiempo, consumo y aportando un mayor confort. Los sistemas Daikin ofrecen esta función (opcional en unos equipos e incluida de serie en otros) especialmente interesante por su intuitiva interfaz y por permitir controlar la unidad tanto desde dentro como desde fuera del hogar.

 

7) Ten en cuenta la nueva tarifa eléctrica. Debemos conocer los tramos horarios de la nueva tarifa eléctrica, por ejemplo en la franja de 14 h a 18 h es cuando más calor hace y el coste es medio, por lo que es un buen momento para utilizar tus equipos. En fin de semana, recuerda que la tarifa es la de coste más bajo en todas las horas del día.

 

8) Vigila tus dispositivos electrónicos. Ten en cuenta que aparatos tecnológicos, como el ordenador, la televisión o una videoconsola, son una de las principales fuentes de calor. Ten en cuenta los que hay y si están encendidos, para regular la temperatura de tu equipo de climatización y mantener así el espacio fresco y confortable.

 

9) Comprueba el estado de tus equipos de climatización. Ten en cuenta que ha habido un invierno de por medio y que podrían no funcionar correctamente por falta de uso. Haz comprobaciones de que la ventilación es correcta y que no hay obstrucciones por agentes externos que hayan podido introducirse antes de ponerlo en marcha. Revisa también los filtros y el polvo de la unidad interior, desmóntalos y lávalos con agua y un poco de jabón.

 

10) Confía en los expertos. Los profesionales del sector son quienes mejor conocen estos equipos y sus características. No dudes en contactar con ellos para resolver cualquier duda o problema con tu sistema de climatización. En verano, una de las incidencias más recurrentes es la pérdida de gas refrigerante, que puede llegar a afectar notablemente en el rendimiento.


  
© 2021 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad