Reducen consumo de agua, energía y detergente, son silenciosos y mejoran el ambiente laboral.

En el sector conocemos el catálogo de electrodomésticos Smeg para uso en los hogares, pero la marca también trabaja en el mercado profesional. Para los clientes de restauración y hostelería, por ejemplo, propone sus lavavajillas industriales, que incorporan avanzadas tecnologías con el objetivo de lograr máxima eficacia en el lavado y beneficios ambientales en cuanto a consumo hídrico, eléctrico y material químico.

Utilizan de media un 35% menos de agua en la cuba que el resto de aparatos del mercado, y disponen de sistema stand-by que permite mantener desconectadas las resistencias de la cuba y calderín durante largos periodos de inactividad de la máquina, con lo que llegan a alcanzan un ahorro energético del 50%.

Montan un sistema de dosificación electrónico que permite una perfecta aportación de consumible. Utilizan bomba de desagüe a descarga parcial, y no un tapón rebosadero, por lo que el componente químico permanece más tiempo en la cuba y la máquina necesita realizar menos aportaciones a lo largo del día.

Estos factores son comunes a todos los lavavajillas Smeg; pero las máquinas de doble pared con Recuperador de Vapores, como los lavavajillas de las series Easy Line y Top Line, evitan además la dispersión del calor hacia al exterior de la máquina, reduciendo así el consumo energético respecto a las máquinas de pared simple. En las de doble pared es también importante la reducción de la rumorosidad, para mantener el ambiente de trabajo más confortable

El sistema SHR (Sistem Heat Recover), que incorporan algunos modelos, consigue que los vapores calientes producidos en el interior sean dirigidos a la parte trasera de la máquina. En dicha zona el agua fría de la red y los vapores entran en contacto: estos se condensan y el intercambio de temperatura hace que el agua llegue al calderín recuperando un 10% en grados. Esto implica un ahorro energético estimado de un 30%, en relación con las maquinas no provistas de este sistema. El vapor seco residual vuelve a circular en la cuba de la maquina y, además de facilitar el secado de las vajillas, evita el exceso de humedad y calor en el ambiente laboral.

 


  
© 2021 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad