Hay cuatro factores decisivos para el año que viene. Si no los tienes en cuenta, vas a necesitar mucha suerte.

José Carrasco, de Fersay Electrónica (empresa especialista en recambios de electrodoméstico y pequeño material), tiene costumbre de formular reflexiones mensuales en su blog personal (ver enlace al final de este texto), así como en sus circulares de empresa. Ha querido compartir esta en su prácticamente despedida de 2020 y buenos deseos navideños, porque es, al mismo tiempo, un consejo de Fin de Año, para encarar mejor 2021. Lo reproducimos seguidamente.


 

 Las 4 Claves de cualquier Negocio para 2021

 

 José Carrasco.
Fersay Electrónica, SL


 

Sin duda hay muchos factores en estos momentos, tan turbulentos económicamente, que influirán de forma decisiva en la viabilidad o no de muchísimos negocios en España.
Pero hay cuatro que seguro nos vamos a encontrar, bien por obligación o bien porque ya los veamos venir, y estos 4 factores clave son:

1) Alerta Máxima Continua.
2) Aprendizajes Diversos.
3) Innovación.
4) Adaptabilidad.

 

Veamos por qué cada uno de estos factores resultará decisivo a la hora de gestionar bien nuestras empresas, indistintamente del tamaño y sector al que pertenezcan:

 

1) Alerta Máxima Continua.

Ahora hay que estar revisando cada noticia general o sectorial, cada artículo nuevo, cada nuevo libro o webinar, cada nueva opinión, porque de lo contrario nos vamos a quedar atrás a gran velocidad, y solo podremos estar al día y en primera línea si estamos suficientemente documentados y si dedicamos el tiempo necesario a entender las nuevas realidades, detectar cualquier pequeño cambio que se produzca en el mercado, comprender cómo nos afecta o afectará lo que otros hacen, y qué podemos hacer para estar preparados. Es tiempo de escuchar, pero para comprender, reflexionar y tomar decisiones.

 

2) Aprendizajes Diversos.

De cada nueva situación, de cada nueva acción o movimientos (tanto globales como sectoriales) en el mercado, de cada decisión que tomen otros actores en el mercado, de cada cambio que provoquen otros, hay que sacar algún aprendizaje que deberemos traducir (en el sentido de simplificar) para que nuestro equipo humano lo entienda, lo asuma y respondamos a ello.

Cuanto más difíciles sean los tiempos más podremos aprender, si tenemos la mente abierta y estamos dispuestos a reconocer que no sabemos lo suficiente como para quedarnos en la zona conocida o de confort.

 

3) Innovación.

No nos va a quedar otra que tratar de innovar. Por eso el punto anterior es el aprendizaje, y el anterior la alerta máxima. Y en esto tenemos que practicar tanto la innovación incremental o pequeñas mejoras continuas, que son más fáciles de llevar a cabo, pero no por ello menos importantes (sobre todo si suponen mejoras para nuestros clientes); como también, si nos es posible y la más deseable, la Innovación Disruptiva o Radical, mucho más difícil de idear y poner en marcha, pero que sin duda supone cambios en nuestro modelo de negocio y la propuesta de valor, y por eso consigue saltos enormes que nos van a dar ventajas competitivas que nos posicionarán mucho mejor en el mercado.

Pero innovar solo es posible si tenemos al equipo bien formado y preparado, y eso solo se consigue con un plan de formación continua que, aparte de suponernos una actualización a nosotros mismos, nos permite tirar del resto del equipo y conseguir que el mismo sea consciente de las prioridades a desarrollar, para tener un negocio al día y que genere más valor para el cliente que otros actores del mercado.

 

4) Adaptabilidad.

Y, por último y no menos importante, no solo se trata de intentar ir nosotros por delante, o al menos no quedarnos rezagados, sino que siempre habrá que contar con el factor sorpresa o cambios inesperados. Y es ahí donde entra la capacidad de adaptarnos nosotros al mercado, pues al revés es imposible: ningún mercado se va a adaptar a ninguna empresa.

Para poder ser una empresa adaptable hay que cumplir antes los 3 factores anteriores. Es decir, solo si estamos en máxima alerta, solo si tenemos capacidad de aprendizaje, solo si somos capaces de practicar las distintas modalidades de innovación, estaremos en condiciones de adaptarnos a cada nueva situación. Y también debemos ser capaces de intuir las nuevas realidades sin agarrarnos al pasado y a lo conocido, y reconociendo los tiempos convulsos que vivimos.

Seguro que si tenemos en cuenta estos factores nada nos sorprenderá y podremos hacer más sólida nuestra empresa para beneficio de todos.

 

Suerte, porque la van a necesitar en grandes dosis, a los que no tengan en cuenta estos factores para 2021 y sigan trabajando el día a día sin más. Y seguro que muchos éxitos a los que sí los tengan en cuenta.

 

«El mundo se mueve tan rápido ahora que, los que dicen que no se puede, se encuentran con gente que ya lo está haciendo».

 

FELIZ NAVIDAD Y FELIZ 2021.


 

José Carrasco
FERSAY ELECTRONICA, SL
Blog: www.josecarrascolopez.com
(DICIEMBRE-2020).


  
© 2020 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad