Beber agua filtrada directamente del grifo supone reducir la contaminación por botellas de plástico.

Tapp Water es una empresa emergente barcelonesa dedicada a sistemas de filtrado de agua en el hogar. «La Covid-19 ha acelerado un cambio en las tendencias de consumo que ya llevábamos tiempo observando», dice Rocío Alcocer, primera ejecutiva. «Los españoles optan cada vez más por marcas con sentido, que faciliten la vida doméstica y ayuden a economizar pero que, sobre todo, estén comprometidas. Aunque todo quede en pausa, como sucedió en marzo, el agua sigue siendo un elemento indispensable en nuestros hogares. Y poder disponer de agua filtrada directamente del grifo, pero de una forma más sostenible y económica, es algo que cada vez más gente valora. Hasta la fecha, hemos logrado que nuestros clientes hayan ahorrado más de 16 millones de euros con nuestros productos».

El objetivo de la firma es reducir la contaminación plástica y la huella medioambiental del agua embotellada, con un simple gesto: beber agua del grifo.

Tapp 1, el primer producto de la compañía, se lanzó al mercado en junio de 2016, y en julio de 2018 se puso a la venta su producto estrella Tapp 2, primer filtro del mercado con cartuchos reutilizables y filtración a base de fibra de coco. Desde entonces, la empresa se ha expandido a más de 77 países, vendiendo más de 110.000 productos. Calcula que con ello ha contribuido a evitar el uso y la eliminación posterior de cerca de 35 millones de botellas de plástico, equivalentes a más de 1.100 toneladas de plástico de un solo uso.

En este último Black Friday ha colaborado con The Gravity Wave, un proyecto dedicado a la extracción de contaminación plástica del mar, en gran parte botellas de plástico de un solo uso. Por cada compra de un filtro de Tapp Water se contribuía al rescate de un kilo de plástico del Mediterráneo.

Rocío Alcocer, directora general de TappWater.


  
© 2020 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad