El mercado fotográfico acelera su hundimiento en 2020, y acaba con 70 años de una feria histórica.

El comunicado oficial viene titulado así: «Photokina se suspende hasta nuevo aviso». Visto de ese modo, podría pensarse que se trata de una suspensión temporal. Algo vinculado al coronavirus. Y que el nuevo aviso se producirá cuando «la pandemia amaine». Sin embargo, el texto dice otra cosa. Es un triste final.

Ciertamente, todavía parece dejar una puerta abierta, cuando señala que Photokina deja de organizarse «por el momento». En su ubicación de Colonia. Dicho así, uno no sabe si es que puede celebrarse más adelante en otro lugar. Imagínense (y es fantasear) con una integración en la IFA de Berlín. Pero, en cualquier caso, la pandemia es sólo una circunstancia. La razón es más profunda, y tampoco constituye un misterio. Por otro lado, es una cancelación muy adelantada, puesto que, después de que se suspendiese la edición convocada para este año por culpa del coronavirus, la siguiente iba a ser en mayo 2022. Así que, 18 meses antes (año y medio), ya se sabe que Photokina no será viable.

«En vista de la caída masiva en los mercados de productos de imagen, Koelnmesse (Feria de Colonia) ha decidido dejar de organizar Photokina en su ubicación de Colonia por el momento. ‘Desafortunadamente, en la actualidad, las condiciones marco en la industria no proporcionan una base viable para la principal feria internacional de fotografía, vídeo e imágenes’, según Gerald Böse, presidente y director ejecutivo de Koelnmesse. ‘Este corte duro después de una historia compartida de 70 años fue muy difícil para nosotros. La tendencia en esta industria, con la que siempre hemos tenido una asociación cercana y de confianza, es muy dolorosa para nosotros. Pero enfrentamos la situación con una decisión clara y honesta de no continuar con este evento, decisión a la que, lamentablemente, no tenemos alternativa’».

Los organizadores señalan que, incluso antes de que comenzara la pandemia de coronavirus, «el mercado de imágenes ya estaba sujeto a una fuerte agitación, con caídas anuales de dos dígitos». Tendencia que se ha intensificado enormemente en 2020, con informes que apuntan a una disminución del orden del 50 por ciento. «Recientemente, estos desarrollos han tenido un profundo efecto en Photokina, que, en Colonia desde 1950, ha sido durante generaciones la principal dirección de la industria de la imagen y se encuentra entre las marcas más favorables y cargadas de emoción en el mundo de las ferias comerciales».

Ciertamente, desde 2014 la feria de Colonia, junto con la Asociación Alemana de la Industria de la Fotografía, ha ideado ajustes al concepto de la feria comercial, con una inversión considerable en nuevos segmentos de expositores y visitantes. «Estos cambios en el diseño conceptual, junto con un cambio en los intervalos y un cambio de fechas, no mejoraron fundamentalmente la situación del evento», dice Oliver Frese, miembro del Consejo de Administración y Director de Operaciones de la Feria de Colonia. «Si bien hoy en día se toman más fotografías que nunca, la integración de la fotografía y videografía de teléfonos inteligentes, junto con la comunicación basada en imágenes, p. a través de las redes sociales, no logró amortiguar la eliminación de grandes segmentos del mercado clásico. Como resultado, la situación general no es compatible con los estándares de calidad de Photokina, como una marca de renombre mundial que representa la más alta calidad y profesionalidad en el mercado internacional de imágenes».

La feria comenzó a celebrarse en 1950, y este año cumplía su 70º aniversario... si bien no se ha celebrado, así que es un cumpleaños que ya nunca tendrá su tarta ni sus velas, ni siquiera en diferido con una eventual edición programada para 2021... ni en 2022.

La Asociación Alemana de la Industria de la Fotografía reconoce que «nuestros socios en Colonia han hecho todo lo posible para mantener a Photokina como la feria líder mundial. No obstante, un evento celebrado en 2022 no podría haber cumplido las expectativas de toda la comunidad de imágenes a las que se pretendía que sirvieran esos esfuerzos. Por eso, en nombre de nuestra asociación, nos unimos a ellos para dar este paso lamentablemente inevitable. ¡Nos gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecer al equipo de Colonia por estos tremendos 70 años juntos!».

Permítannos apuntar algo: La fotografía y el vídeo clásicos se hunden. Pero hay un mercado nuevo muy potente, más para vídeo que para foto, ligado a las redes sociales, tanto de aficionados de andar por casa como semiprofesionales. Y que va más allá de Tiktok o Instagram. Con un negocio creciente de drones, cámaras de acción, y muchos accesorios, es posible que lo que haya cambiado, también, y en última instancia, sea el modo de aproximación de esos productos al mercado, y el tipo de plataforma ferial que, en su caso, pudieran necesitar (si es que necesitan alguna). Así que dejamos este último párrafo como apunte de Market Visión, en calidad de epitafio, al tiempo que de agradecimiento sectorial a lo que Photokina hizo, históricamente, por la fotografía y el vídeo (o, en su día, el cine).


  
© 2020 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad