Tres asociaciones afirman que es vital reabrir, y se ofrecen a estudiar medidas de seguridad adicionales.

La filtración anteayer de los planes que analiza la Generalidad de Cataluña para la «desescalada» de las medidas vigentes en la comunidad autónoma para la prevención de la Covid-19 ha producido alarma entre el comercio de la CA.

Dichos planes, todavía no aprobados pero en discusión, contemplan no reabrir centros comerciales hasta el 21 de diciembre. Ante ello, tres asociaciones han emitido un comunicado solicitando poder reabrir de inmediato. Barcelona Oberta, Comertia (Asociación Catalana de la Empresa Familiar del Retail), y la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales, reivindican la seguridad de estos espacios, «que cumplen con los más estrictos protocolos de seguridad», y afirman que no poder reabrir ahora, cuando comienza la campaña de Black Friday, seguida de la de Navidad, lo que provoca es un incentivo a la compra online, en detrimento del comercio local.

Según la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC) en Cataluña hay 3.700 locales en centros comerciales, de los que más de 3.000 han cerrado sus puertas debido a las restricciones, y de estos el 85% son pequeño comercio, de menos de 300 m2. Emplean a más de 70.000 trabajadores.

Gabriel Jené, presidente de Barcelona Oberta, asociación que agrupa a los ejes comerciales turísticos de Barcelona, manifiesta su preocupación por el impacto que pueda tener esta medida, en un sector ya castigado por la situación. David Sánchez Farran, portavoz de Comertia, afirma que las últimas restricciones impuestas por el Govern han hecho caer las ventas de los establecimientos adheridos a esta asociación en un 18,2% en octubre, pérdidas que se suman a los descensos acumulados en agosto (16,7%) y en septiembre (14,2%).

Las previsiones que tenía el comercio para la Campaña de Navidad eran la última oportunidad para recuperarse de un año lleno de complejidades. Además, el sector del comercio tradicionalmente refuerza entre noviembre y enero sus plantillas, pero esto será más complicado este año y más teniendo en cuenta las medidas restrictivas ya existentes.

Los propietarios de centros y parques comerciales han invertido más de 30 millones de euros en medidas higiénico-sanitarias y de seguridad para la reapertura en mayo y junio, que se suman a los 600 millones de euros que han invertido en EPIs (equipos de protección individual) las marcas que están presentes en centros comerciales.

«Tras la reactivación del negocio, los propietarios de centros comerciales han implementado todos los protocolos necesarios para que vuelta a la actividad fuera completamente segura, siguiendo rigurosas medidas de higiene y seguridad yendo más allá de las recogidas en el Plan de acción de centros comerciales». Por ello, el sector manifiesta a la Generalidad su disposición a colaborar y estudiar conjuntamente cualquier medida adicional de seguridad «que evite el cierre y los efectos irreversibles sobre la economía, el empleo y el consumidor».

Cataluña cuenta con 49 centros comerciales que generan 35.000 puestos de trabajo directos y 35.000 indirectos.


  
© 2020 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad