Sigue apostando por unos electrodomésticos ecológicos y una producción climáticamente neutra.

El pasado 21 de octubre, Miele celebró el Día Mundial del Ahorro de Energía destacando su compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad. Este compromiso, eje central de su filosofía, se materializa no sólo en la durabilidad y eficiencia energética de sus electrodomésticos, sino también en el alto porcentaje de componentes reciclables de los mismos.

Muestra de ello son sus innovaciones constantes para lograr que sus electrodomésticos obtengan los mejores resultados ofreciendo el máximo respeto al medio ambiente. Además, Miele fabrica los electrodomésticos pensando en el impacto medioambiental que pueda tener la producción en el planeta, logrando así ser la marca líder del sector en desempeño ambiental, especialmente para emisiones de CO2, eficiencia energética y de recursos.

 

Responsabilidad con las nuevas generaciones.

Los electrodomésticos de Miele se caracterizan por ofrecer una durabilidad testada equivalente a 20 años y una alta proporción de materiales reciclables (hasta el 90% en algunos modelos). A estas características se suman las innovaciones propias de cada gama y modelo.

En la gama de lavado y secado, destacan dos funciones que permiten lavar y secar aún más rápido la ropa: QuickPowerWash, que acorta el tiempo de lavado en 10 minutos, lo que hace que una colada de 4 kg esté lista en sólo 49 minutos, y EcoSpeed, que reduce el tiempo del ciclo de secado en hasta 20 minutos. Además, gracias al sistema de dosificación automática presente en lavadoras y lavavajillas, no sólo se ahorra en el consumo energético, sino que también se reduce hasta un 30% el detergente utilizado.

Algunos lavavajillas cuentan con la tecnología EcoPower, que consigue un ahorro de consumo de agua de hasta 8,9 litros. Incluso se requiere menos energía para el calentamiento, logrando un lavavajillas más eficiente. El ahorro es posible gracias a un sistema inteligente de flujo de entrada y un nuevo sistema de filtrado muy eficiente. Un aislamiento adicional reduce la pérdida de calor y, por tanto, la energía necesaria para calentar el agua.

La gama de cocción Miele también incluye avances en materia de ahorro energético. Por ejemplo, todos los hornos alcanzan la clasificación energética A+. Además estos aparatos integran tecnologías que reducen el consumo energético, como la función Clima, que dosifica la humedad dentro del mismo para minimizar el gasto; su sonda térmica, o su desconexión automática antes de que finalice el tiempo de cocción programado y aprovechar así el calor residual dentro del horno.

 

La sostenibilidad, un pilar de Miele.

Desde su área de I+d+i trabaja para lograr unos electrodomésticos cada vez más eficientes. Además en los últimos 18 años ha reducido más de un 15% el consumo energético en sus plantas de producción, pese a los aumentos considerables en la producción. El objetivo es reducir aún más, un 20%, hasta 2025. Asimismo, Miele se ha comprometido con el objetivo del límite de 2ºC de la política climática internacional y aspira a que su actividad económica sea neutra a nivel climático como muy tarde en 2050.

Los esfuerzos de Miele en esta línea han sido recompensados con galardones como el Premio Nacional de Sostenibilidad de Alemania o su reconocimiento como miembro del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, una de las mayores iniciativas de responsabilidad social empresarial del mundo.


  
© 2020 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad