Camden, Poblenou, Seaport, Nolita y Corktown, nombres para cinco tonalidades muy especiales.

Llega al mercado mundial la nueva serie Loft de la marca de superficies innovadoras Silestone, para aplicaciones en arquitectura y diseño de interiores; aplicable, entre otros usos, para cocina integrada.

Basada en la nueva tecnología HybriQ+, sostenible y con una composición de materiales reciclados (ver otra noticia al respecto en Market Visión), es una nueva serie de cinco colores de estética industrial que bebe en tendencias cuyo origen se remonta a mediados del siglo XX, «cuando diferentes barrios neoyorquinos vieron cómo sus instalaciones fabriles, grandes talleres y almacenes abandonados se convertían en viviendas diáfanas o en los denominados, a partir de entonces, ‘lofts’. Fue ahí cuando el hormigón, el cemento, las vigas, las tuberías y la estética inacabada pasaban a cobrar protagonismo también en el interior de los hogares, convirtiendo el aspecto industrial en una tendencia que aún hoy sigue rompiendo moldes».

Combinando esa línea visual del pasado con el presente, propone los colores Camden, Poblenou, Seaport, Nolita y Corktown, inspirados en cinco icónicos barrios del mundo, a partir de «la espina dorsal de sus calles, edificios, mobiliario urbano y, también, la decoración interior de sus numerosas casas (...) auténticas extensiones del propio exterior».

La marca describe de este modo cada una de las tonalidades de la nueva fama Loft de Silestone:

 

«Silestone Camden se inspira en el barrio donde se puede descubrir al London más alternativo. Camden sabe a noodles, suena a punk ochentero, habla mil idiomas, viste de forma ecléctica y está habitado por cientos de artistas. Sus fachadas de ladrillo se visten de publicidad y efímeras obras de arte, que ya forman parte de una historia que contar. El desgaste de los espacios vividos y las tonalidades aceradas inspiran a Silestone Camden, que consiste en un color gris suave, amable, de grano poco grueso y de aspecto homogéneo con sutiles toques blancos en forma de veta muy pequeña. Silestone Camden es el estándar de los cementos, un color versátil, adaptable y fácil de incorporar a cualquier ambiente.

»Silestone Poblenou nace inspirándose en el barrio considerado como el centro de la revolución industrial en Barcelona, un lugar moderno y creativo en la actualidad. Poblenou tiene calidez mediterránea con envoltura industrial. Es cosmopolita, cercano, multicultural y familiar. Las antiguas naves se han convertido en fabulosos lofts que comparten espacio con galerías de arte, bares o negocios. Su peculiar carisma inspira el color Silestone Poblenou, compuesto por tonos grises de matices cálidos. Cuenta con degradados sutiles y un fondo arenoso que aporta textura y un aspecto cotidiano, lleno de vida y luminosidad.

»Silestone Seaport rememora este pequeño barrio marítimo del sureste de Manhattan, en Nueva York, donde el pasado convive con muelles, restaurantes y tiendas. El ladrillo visto, los cementos desgastados y las maderas típicas de los embarcaderos conforman una gama cromática de la que bebe este color de Silestone. Sus tonos y efectos cromáticos convierten a Silestone Seaport en lo más parecido a un verdadero cemento oscuro y desgastado, donde llamativos matices en color blanco se integran perfectamente en el fondo. Su carácter es simplemente arrollador.

»Silestone Nolita continúa con una inspiración neoyorquina, concretamente la de un barrio que ya era vanguardia antes de llamarse así, Nolita (North of Little Italy). A mediado de los 90 encontró su propia identidad para poner en valor muchos de los elementos arquitectónicos que ya le hacían ser una zona única dentro de Manhattan. Sus calles cuentan con algo que le diferencia de las zonas anexas, autenticidad y rebeldía. En su bagaje histórico se inspira el color Silestone Nolita, convirtiéndose en la tonalidad blanca de la paleta de Silestone Loft. Su estructura fría e industrial se viste de blancos y grises claros degradados, marcando una línea elegante, fina y sin demasiados contrastes.

»Silestone Corktown surge de las luces y las sombras de este barrio de Detroit, en Michigan, que creció entre vapores, pistones y rugidos de motores. Tras vivir años de éxito, auge y también de desolación y fracaso, supo resurgir con una belleza reformulada y con un deje old style interesante e intelectual. Pasear por sus calles o ver su icónica Michigan Central Station es suficiente para entender su histórico esplendor industrial. Y de aquí nace el color Silestone Corktown, el tono más negro, sobrio y profundo de Silestone Loft. Su fondo oscuro se entremezcla con una estructura compuesta por diferentes marrones intensos y un acabado extra mate. Silestone Corktown ofrece efectos de eflorescencias y superficies que se definen por un desgaste estético. Su gran personalidad convive con la más exigente elegancia».


  
© 2020 - MARKET VISION.

 

Breves Actualidad